De la mano de las matemáticas, el inglés suele ser la asignatura que más se les atraviesa a los niños y adolescentes durante su formación académica. Normalmente, esto encuentra su explicación en que para los más pequeños el inglés, al igual que las mates, es algo ajeno a su día a día. Es frecuente que en los colegios e institutos se organicen excursiones al acuario o al zoo para ver los animales que estudian, o bien a ver las estrellas en el planetario.  Al contrario de lo que ocurre con las ciencias naturales o sociales, los peques no suelen ir por la calle sumando, restando o hablando inglés. Por esto, es importante que el primer paso sea introducirles el idioma como algo que pueden utilizar en situaciones reales, y además no solo como un objeto de estudio, sino también algo con lo que pueden divertirse y conseguir que el aprendizaje del idioma sea también algo entretenido.

Uno de los principales problemas al aprender cualquier lengua extranjera, es el miedo a hablarlo. Si muchas veces ,ya bien entrados en nuestra edad adulta, nos sentimos frustrados o asustados al tener que expresarnos en un idioma distinto al nuestro, imagínate cuando eres un niño y tienes a 25 compañeros mirándote fijamente, atentos a cada palabra o posible error que puedas cometer. Ya ni se diga en la adolescencia, donde los miedos y las inseguridades sobresalen de nuestros poros. Por ello, es importante que desde edad temprana entren en contacto con la lengua, esto no solo favorece el correcto desarrollo de sus capacidades lingüísticas, sino que también les ayudará a familiarizarse con el idioma y fortalecerá su confianza a la hora de expresarse.

Existen mil y un maneras de introducirles el inglés mediante juegos. Por ejemplo, desde muy temprana edad, en los colegios bilingües se suele iniciar el aprendizaje con canciones infantiles en inglés. Durante la infancia, todos nos aprendimos de memoria nuestras canciones favoritas y las repetimos hasta la saciedad,  hasta tal punto que nuestros padres, hermanos, abuelos e incluso vecinos se las sabían también. Podemos aprovecharnos de este complejo de loro tan típico de los más pequeños para que empiecen a tomar contacto con el inglés, así conseguirán hacer oído y adquirir vocabulario sin siquiera darse cuenta.

Por ejemplo, con la canción de Head, shoulders, knees and toes podrán aprender las partes del cuerpo; The Wheels on the bus es una buena opción para cantar en familia mientras van o vuelven del cole, con If you’re happy and you know it conseguirás motivarles en los días más grises,  y con la canción de There was an old woman who swallowed a fly les ayudarás a ampliar su vocabulario sobre animales e incluso empezarán a aprenderse verbos en pasado.

Está claro que a los niños les encantan jugar y dar rienda suelta a su imaginación. Sácale partido y crea con ellos situaciones ficticias como en la tienda de juguetes, en el autobús, en un restaurante, etc., deja que ellos elijan la temática y el juego dentro de sus posibilidades para que no sientan que lo están haciendo por obligación. Siempre viene bien utilizar imágenes con tarjetas de aprendizaje, por ejemplo, con los nombres de los alimentos, así conseguiréis favorecer su memoria. Podéis utilizar de manera recurrente frases que le sirvan en diversos ámbitos como “¿Can I have…?” o “I would like…” para que puedan introducirlos en su día a día, por ejemplo, cuando te acompañen al supermercado o cuando vayáis a comer fuera. Otra opción es premiarles cuando se expresen en inglés. Por ejemplo, si quiere que le compres un dulce, dile que te lo pida en inglés, o que por lo menos lo intente.

Otra manera interesante de desarrollar al máximo su nivel de inglés, es con series o películas. Es tan fácil como ponerles su serie favorita en inglés. Los contenidos audiovisuales para niños suelen utilizar un vocabulario muy sencillo, vocalizar despacio para que entiendan mejor y asociar las palabras con objetos, justo lo que necesitan. Siguiendo por esta rama tecnológica, cuando empiecen a explorar los móviles, puedes aprovechar para descargarle algún juego en inglés o incluso alguna aplicación específica para la enseñanza de idiomas.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Aviso Legal, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies