-Cuando te estás planteando presentarte a un exámen oficial, lo más recomendable para que consigas sacar la mejor nota posible es obtener ayuda externa de profesionales, ya sea mediante una academia de idiomas, con un profesor particular que tenga experiencia previa con exámenes oficiales o realizando cursos de preparación en el extranjero.

-Este tipo de exámenes pretenden medir tus capacidades lingüísticas en todas las áreas: reading, writing, grammar, listening y speaking .Es decir, ejercicios de comprensión, redacción de un texto, ejercicios de gramática, ejercicios en base a un audio y una prueba oral para valorar tu acento, fluidez y expresión

-Es importante que te prepares bien todos los apartados, pues por mucho que destaques en la parte de gramática o hagas una redacción digna de un lord inglés, si tu speaking es un desastre puedes quedarte a las puertas del aprobado.

-Otro aspecto a tener en cuenta es la familiarización con exámenes similares. Si te estás preparando con una academia, puedes pedirles que te faciliten exámenes de años anteriores para conocer el modelo y tipo de preguntas que te puedes encontrar. Es conveniente que durante tu preparación te hagan exámenes con un formato parecido al oficial para que seas consciente de cómo va tu evolución y si de verdad estás listo.

-Así también aprenderás a repartir tu tiempo en cada ejercicio, si te bloqueas con uno durante mucho tiempo, lo mejor es seguir con los apartados que tengas claros para luego volver con más calma a los que nos producen dudas. Lo más recomendable suele ser empezar por lo que se nos dé mejor, así no pierdes el tiempo con lo que no entiendes y evitas empezar el examen con más nerviosismo.

-La preparación es la clave del éxito. Tienes que organizar bien tu tiempo, puedes hacerte un planning semanal con unos objetivos a conseguir .Por ejemplo, proponerte hacer un simulacro de exámen, un par de redacciones y aprenderte 15 phrasal verbs a la semana. Intenta establecer unos horarios más o menos fijos, con esto conseguirás crear una rutina, y como bien sabrás, el hábito hace al monje.

-Asimismo, es importante que te tus tutores o profesores te ayuden a escoger el material adecuado para tu nivel. Encontrarás una infinidad de libros de texto para ayudarte en el proceso, de todas formas, en las academias o cursos de preparación suelen facilitar a los alumnos apuntes perfectamente acordes a los objetivos.

-Una vez tengas el material que debes estudiar, es importante que sepas cuales son los apartados que necesitas conocer a la perfección para aprobar el examen, digamos, los contenidos que suponen la base del aprobado. Por ejemplo,si te quieres sacar el B2, deberás ser capaz de utilizar ciertas formas verbales como el condicional. Te aconsejamos que una vez domines lo imprescindible, intentes ir un poco más allá y te prepares tiempos verbales, vocabulario o expresiones propios de un nivel más avanzado. De esta forma, obtendrás mejor nota y conseguirás tu objetivo con creces.

Estaos atentos, próximamente explicaremos cómo prepararse cada parte del examen (reading, writing, grammar, listening y speaking)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Aviso Legal, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies