¿Qué exámenes hay para certificar mi nivel de inglés?

Cuando ya llevas un tiempo estudiando inglés, es probable que empieces a plantearte la posibilidad  de acreditar el nivel que has obtenido tras tanto esfuerzo. La forma más segura de conseguirlo es realizando un examen oficial, gracias al que podrás certificar tu nivel de inglés en cualquier parte del mundo. Ahora bien, una vez te hayas decidido a preparar un exámen oficial, llega el siguiente paso: escoger el examen que mejor se ajuste a tus necesidades.

Lo más comunes son: el Language Testing System (IELTS), el Test of English as a Foreign Language (TOEFL) o el exámen de Cambridge English. Ten en cuenta que los dos primeros solo tienen una vigencia de dos años. Si lo que buscas es certificar no solo un nivel de inglés general, sino también tus conocimientos en un ámbito especializado como el de los negocios, puedes plantearte hacer el BEC (Business English Certificate de Cambridge) ofertado para profesionales de los negocios. En cuanto a los precios, el TOELF cuesta unos 245 euros, el IELTS alrededor de 200 y el de Cambridge puede variar entre los 165 y los 255, según tu nivel.

Si ya te has decidido por el tipo de examen que quieres hacer, es hora de que escojas a que nivel presentarte. Según el Marco Común Europeo de Referencia (MCER), existen seis niveles básicos de inglés, empezando por el A1 (el nivel más básico) hasta llegar al C2 (nivel avanzado). No te lances con un C1 si solo llevas un mes estudiando, pues en exámenes como el de Cambridge no se te convalidará un nivel más bajo si no apruebas el nivel al que te has presentado. Es decir, habrás perdido tu tiempo y tu dinero. Lo más conveniente es que preguntes a tu tutor académico qué objetivo razonable puedes alcanzar, o si bien existe la opción de realizar una prueba de nivel previa que te ayude a orientarte.

En los exámenes de Cambridge podrás certificarte el FCE (First Certificate of English), un examen de nivel medio que puede ser una buena opción para empezar ; el CAE (Cambridge Advanced of English) ,un nivel más avanzado; y el PCE (Proficiency Certificate of English) para cuando ya eres todo un pro del inglés. A diferencia de otros exámenes, los de Cambridge tienen la ventaja de que la certificación no caduca. Como aspecto negativo, no puedes hacer el examen cuando quieras, sino que solo tienes tres convocatorias: una en marzo, junio y diciembre.

Si te estás planteando estudiar en una escuela o Universidad en el extranjero, otra opción válida es prepararte el IELTS. Una de sus ventajas es que las convocatorias se realizan una vez al mes y obtendrás los resultados tras tan solo 13 días, así que si necesitas el certificado lo antes posible, puedes recurrir a este examen. Otro aspecto positivo, es que no hay exámenes independientes de cada nivel, sino que es un examen único y tu nivel dependerá de la nota, esto te puede ser de ayuda si tu inglés se tambalea entre dos niveles.

El TOEFL es un exámen muy similar, aunque sus ponderaciones cambian, tu nivel también dependerá de la nota obtenida. Deberías tener en cuenta que el contenido de esta prueba se basa en el inglés americano, por lo que si llevas meses preparándote en una academia donde se imparte el inglés al más puro estilo británico, quizá esta no sea la mejor opción. Las convocatorias se realizan varias veces al mes por internet y los resultados tardan unas cinco semanas. .

Todos estos exámenes son de carácter oficial y te ayudarán a ganar puntos en los procesos de selección en tu ámbito tanto laboral como académico. Tras haber escogido cuál se ajusta más a ti y a tus objetivos, solo queda ponerse manos a la obra y dar lo mejor de sí

¡Good luck!

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Aviso Legal, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies